El aprendizaje inicia cuando la imaginación se puede experimentar

Realidad virtual

Imaginemos que estamos en el siglo XIV. De pronto, no sólo estamos viendo desde afuera la recién inaugurada catedral de Notre Dame en París, Francia; sino que además podemos caminar hacia este edificio, entrar a su sala principal e incluso, subir por alguna de sus características torres. ¿Imaginan una mejor clase de arquitectura gótica?

Regresemos al siglo XXI. Estamos pilotando un Boeing 777 que viaja de la CDMX a Madrid. Fortuitamente, un fallo mecánico poco común imposibilita el pilotaje de la aeronave comercial y, debido a que somos el capitán del vuelo, tenemos que resolver el problema. Por fortuna, se trata de una simulación, por lo que, pese a que la experiencia se siente sumamente real, podemos cometer errores.

La realidad virtual permite esto: la recreación de cualquier contexto imaginable, la inmersión en éste y la interacción dentro de este espacio (las tres I). Y esto, en el ámbito de la educación, ha traído varios beneficios.

El aprendizaje y las tres I

Con la realidad virtual se puede imaginar y recrear cualquier objeto o espacio sin importar la época, el lugar o la perspectiva. Pero no sólo eso, pues además de imaginar y recrear, permite la inmersión e interacción con este universo.

Por ejemplo, con esta tecnología, un trabajador de una fábrica puede recorrer una línea de producción simulada e interactuar con sus elementos. También, un practicante de medicina puede realizar una cirugía con un órgano virtual. O un piloto puede volar una aeronave en condiciones ambientales extremas y con fallas técnicas.

Esta posibilidad de imaginar, visualizar e interactuar con el objeto o contexto de estudio ha traído beneficios dentro del ámbito del aprendizaje. Y esto se debe a que, según lo avalan diversos estudios, las personas que aprenden mientras experimentan (learn by doing) aprenden más rápido y retienen por más tiempo el conocimiento.

De hecho, las personas que se capacitan con realidad virtual aprenden hasta 4 veces más rápido que las que aprenden en un aula convencional, según el estudio ‘How virtual reality is redefining soft skills training’, de la consultora PwC (1).

También, en el mismo estudio se señala que las personas que aprenden con realidad virtual adquieren hasta un 275% más de confianza para aplicar sus conocimientos en comparación con las personas que aprenden con métodos de aprendizaje más convencionales.

Por otro lado, la consultora Deloitte advierte en su estudio ‘Aprendizaje mediante Realidad Virtual’ (2) que el uso de esta tecnología con fines educativos aumenta en 200% la retención del aprendizaje frente al soporte digital tradicional, además de que incrementa en 400% la capacidad de los estudiantes para aplicar lo aprendido.

Otras ventajas de la realidad virtual en la educación

Además de acelerar el proceso de aprendizaje y de aumentar la retención del conocimiento, la realidad virtual ofrece otras ventajas dentro del ámbito de la educación. Algunas de estas son:

 

  • Mayor interés: Las simulaciones de realidad virtual ofrecen una experiencia más envolvente, realista y atractiva para el alumno que los métodos tradicionales de enseñanza, como los libros de texto o las conferencias. Esto porque las simulaciones le permiten al alumno interactuar con objetos y entornos virtuales, lo que mantiene su atención. Además, las simulaciones de realidad virtual pueden adaptarse a las necesidades específicas de cada alumno, lo que también promueve la curiosidad de los estudiantes.
  • Flexibilidad logística: Los cursos o entrenamientos de realidad virtual pueden ser tomados por cualquier persona, en cualquier lugar, siempre y cuando ésta tenga el equipo adecuado para hacerlo. También, con esta tecnología, los alumnos pueden asistir a aulas virtuales concretas, desde cualquier lugar del mundo.
  • Monitoreo y personalización: La realidad virtual permite un alto grado de supervisión, lo que significa que los capacitadores pueden ver lo que los empleados están haciendo en el mundo virtual y corregirlos cuando sea necesario. Además, los cursos de RV se pueden personalizar según el nivel de habilidad y los intereses de cada alumno.

Realidad Virtual: ¿para capacitar empleados?

La realidad virtual, en el ámbito de la capacitación laboral, ya es también una herramienta ampliamente utilizada. Por ejemplo, grandes empresas de diversos sectores como Walmart, UPS y KFC, ya entrenan a sus empleados con esta tecnología.

También, en ámbitos aún más concretos como el de la capacitación en materia de prevención de riesgos laborales, la realidad virtual ya es también una solución con mayor penetración cada vez. Esto se debe a que además de brindarle a las empresas las ventajas antes mencionadas, ha resultado ser una herramienta complementaria ideal por sus costos y su simplicidad para realizar tareas complejas en espacios controlados.

En este tipo de capacitaciones, plataformas de realidad virtual como Ludus, por ejemplo, han logrado desarrollar una amplia y muy especializada oferta de entrenamientos que, si bien no suplantan ciertas formaciones teóricas o prácticas, sí las mejoran.

Algunos de estos entrenamientos en realidad virtual de Ludus son los de ‘Plataformas elevadoras’ y ‘Detección de riesgos en planta’. Con estas simulaciones, los trabajadores mejoran notablemente sus habilidades de detección de riesgos; no obstante, estos entrenamientos no sustituyen por completo la formación de las empresas con respecto a estos temas, sino que la mejoran.

Otras formaciones de realidad virtual de Ludus son las de ‘Riesgos eléctricos’ y ‘Riesgos logísticos’. Con estas simulaciones, los trabajadores pueden adentrarse en fábricas y otros entornos laborales virtuales para interactuar con los peligros a los que se enfrentan en su cotidiano. De esta forma, cuando los empleados encaran estos riesgos en la vida real, ya saben cómo reaccionar.

En resumen, es justo afirmar que la realidad virtual está simplificando, mejorando y en muchos casos complementando la capacitación laboral y en general los esquemas de educación. Y si a esto se le suma el hecho de que los equipos cada vez son más accesibles, es más que razonable aseverar que el impacto de esta tecnología dentro del ámbito de la educación será cada vez mayor.

“Los beneficios de la educación con la realidad virtual son un hecho. No sólo por el impacto que tiene en los empleados, la satisfacción de las formaciones o la retención del aprendizaje en los estudiantes, sino también por el ahorro que supone en las organizaciones y sus costos de formación”, se afirma en el análisis ‘Aprendizaje mediante Realidad Virtual’, de Deloitte.


Fuentes
1. https://www.pwc.com/us/en/tech-effect/emerging-tech/virtual-reality-study.html
2. https://www2.deloitte.com/es/es/pages/technology/articles/aprendizaje-mediante-realidad-virtual.html


Por: Mikel Cearsolo, CEO de Ludus Global