Los artistas plásticos encuentran grandes beneficios en el uso de la impresión 3D durante el proceso creativo de la obra, como en la producción artística

Hoy por hoy, la impresión 3D ha logrado transformar radicalmente los procesos de manufactura de diversas industrias y el mundo del arte no ha sido la excepción.

IMPRESIÓN 3D: LA PRODUCCIÓN ESCULTÓRICA EN LA ERA DIGITAL

 

Esta herramienta tecnológica se ha convertido en un extraordinario aliado de los artistas plásticos al materializar sus ideas en obras de arte. La oportunidad de innovar en los procesos creativos se ha presentado para aquellos que buscan hacer frente a las limitantes de ciertas técnicas tradicionales encontrando en la impresión 3D un puente entre los soportes físicos y los digitales, además de permitir la interacción de los espectadores con la obra en sí.

Denise Di Federico, Licenciada en Artes Visuales por la Universidad del Museo Social Argentino y escultora experimental, ha enfocado la producción artística y el discurso de su obra en la potencialidad que tienen los objetos al ser resignificados en diferentes contextos. En este sentido, la escultora afirma que la impresión 3D es una herramienta que potencia el acto creativo en cada una de sus fases: esculpido digital, proceso de impresión y tratamiento de las piezas en un proceso post impresión.

“Dentro del taller del artista, la manufactura aditiva puede ser utilizada no sólo en la fabricación directa de una obra o partes de ella, sino la impresión de prototipos de un mismo modelo e incluso en la creación de otras herramientas o accesorios específicos, procesos que se llevan a cabo en cuestión de horas y a un bajo costo”. Asegura Denise. “La escultura conlleva mucho esfuerzo físico, el uso de herramienta pesada y la necesidad de un espacio adecuado. En cambio, con la impresión 3D la obra en un primer momento se vuelve digital y su manipulación es mucho más sencilla”. 

La Sirena de las Rocas es el resultado de un proceso de experimentación con la tecnología de impresión 3D de MakerBot. La obra fue concebida para permitir que el espectador pueda palparla y sentir el movimiento que la figura expresa a través de sus curvas, texturas y cavidades. “He ahí donde la impresión 3D tiene su papel estrella; esta pieza es solo una aproximación hacia las posibilidades que nos ofrece esta tecnología como herramienta creativa y medio de inclusión para sectores que no pueden contemplar una obra.” Afirma Denise.

Por su parte, Felipe Rosales, General Manager de MakerBot en LATAM asegura que “La manufactura aditiva es una herramienta con menos barreras y más flexibilidad que nos permite no sólo pensar fuera de la caja, sino también canalizar y potenciar la creatividad desmedida que tenemos. Si a eso le añadimos que acerca a personas con discapacidad visual a la apreciación del arte, entonces nos encontramos frente a una revolución en la forma de crear y, sobre todo, en la forma de pensar”.

Fuente: Makerbot

Additional information