Doctores usan la tecnología de impresión 3D de Mcor Technologies para reducir dramáticamente el tiempo de cirugía

Un caso es el de la Universidad de Investigación en Bélgica de 27,000-estudiantes donde se reduce el tiempo de operación para pacientes que requieren cirugía maxilofacial

Dunleer, Irlanda,– Mcor Technologies Ltd, fabricante de la única línea de impresoras 3D de escritorio basadas en proceso de papel, anunció hoy que su cliente, Cliniques universitaires saint Luc,  Université catholique de Louvain (UCL) en Bélgica, está usando la tecnología de impresión 3D basada-en-papel de Mcor Laminación por Deposición Selectiva (SDL) para crear modelos físicos de las estructuras óseas de los pacientes, que sirven como guías quirúrgicas para implantes metálicos. Esto ha resultado en una reducción de tiempos de cirugía de una hora o más, ahorros de 20,000 € anuales y una mejora en los resultados con los pacientes.


El tiempo es crítico cuando un paciente está en cirugía; mientras más tiempo se exponga el tejido interno del paciente, mayor es el riesgo. Esta preocupación está en las mentes de los cirujanos maxilofaciales en Cliniques universitaires saint Luc, Université catholique de Louvain (UCL) en Bélgica, quienes tienen que a menudo reconstruir huesos en el cráneo del paciente, tales como la quijada destrozada por el cáncer o una órbita ocular pulverizada en un accidente de automóvil.

 


Los cirujanos emplean tecnología de impresión 3D en papel de Mcor Technologies para recuperar horas de procedimientos quirúrgicos tradicionales. Trabajando en los contornos de los huesos escaneados digitalmente del paciente, los doctores presionan un botón para crear modelos físicos 3D a escala-real que pueden  usar como guías quirúrgicas.


Ya que el modelo es un similarde la fisiología real del paciente, los cirujanos pueden usarlo para dar forma precisa a insertos metálicos que se adaptan al hueso residual del paciente. El inserto puede ser una placa que soporta una mandíbula dañada o una malla de titanio para reconstruir una órbita ocular dañada. Sin modelos físicos 3D desde donde poder trabajar, los cirujanos se verían forzados a confiar en implantes a prueba y error y arriesgarse a un daño potencial al tejido dañado.


“Con cada procedimiento, ganamos fácilmente una hora en la sala de operaciones, y eso es un beneficio significativo para el paciente,” dice el profesor Raphael Olszewski, un cirujano y jefe del laboratorio de investigación en cirugía oral y maxilofacial de la universidad (OMFS Lab, UCL). “Abrimos al paciente, le colocamos el dispositivo, revisamos el ajuste, e iniciamos la recuperación del paciente.”


Los modelos físicos 3D del cráneo y mandíbula son producidos por una impresora 3D basada-en-papel Mcor Matrix. Para crear un modelo 3D, el equipo de Olszewski toma un escaneo CT o CT de rayo-cónico  del paciente y usa el software Maxilim para exportar la sección del hueso en la que están interesados. Rápidamente transforman el archivo 3D en un sólido para impresión, a prueba de agua e imprimen el modelo del hueso con facilidad.


El equipo adquirió la impresora Mcor 3D después de cinco años de usar una impresora ZPrinter (Impresora 3D basada en polvo de resina). La ZPrinter  producía modelos más costosos y requería un paso extensivo de post-procesamiento que empleaba químicos tóxicos (cianoacrilato). Los químicos requerían una licencia especial para manejarlos y un cuarto especial para el post-procesamiento. El equipo de Olszewski halla los químicos incompatibles con el entrenamiento y la atención médica.
“Salimos a buscar una solución amigable al ambiente y encontramos Mcor,” dice Olszewski. Las impresoras 3D de Mcor son las únicas que crean modelos desde papel (hojas estándar Carta/A4). Cuando las hojas son cortadas y pegadas, el modelo es resistente, durable y estable – no requiere de infiltración. Después de su uso, los modelos pueden ser desechados en la papelera de reciclaje para sustentabilidad de la cuna-a-la-tumba.


Las impresoras Mcor 3D emplean adhesivo basado en agua – sin humos tóxicos, lásers, polvo aerotransportado o resinas tóxicas – permitiéndole a la máquina coexistir fácilmente en una oficina o salón de clases. El costo de la parte es el 5 % del costo de otras tecnologías, y el costo total de propiedad de Mcor es una fracción del costo de la competencia.


Olszewski estima que un modelo hecho con Mcor cuesta la mitad de uno de la ZPrinter y un décimo de uno de estere litografía. Con el equipo de Olszewski haciendo modelos todos los días, representan ahorros de más de 20,000 € anuales.


“La impresora 3D Mcor nos da un modelo 3D realmente accesible que abre muchas posibilidades para el modelado 3D en cirugía maxilofacial,” dice Olszewski.
Además de crear modelos de pacientes de cirugía, el equipo de Olszewski crea modelos para el laboratorio. El equipo está constantemente refinando sus procesos para que el uso de la guía quirúrgica sea cada vez más precisa. Una forma en la que el equipo logra esto es al escanear CT modelos y sobreponiendo las imágenes en escaneos CT de pacientes. De esta forma, el equipo puede medir la exactitud del modelado y mejorar el éxito de las cirugías. La facilidad y el bajo costo de producir modelos físicos del cráneo le permite al equipo de Olszewski a expandir constantemente el rango de procedimientos que pueden ser acelerados al usar las guías quirúrgicas impresas en 3D.


Aunque poderosa, la impresora 3D Mcor es sorprendentemente intuitiva, nota Olszewski, aún para cirujanos ocupados que necesitan estar concentrados en su trabajo. El equipo también ha descubierto que los modelos Mcor, aunque de papel, pueden ser esterilizados. Esto significa que los cirujanos los van a traer muy pronto al quirófano. Conforme el rol de la impresión 3D evoluciona rápidamente, Olszewski ve la impresión 3D como una alternativa poderosa,, accesible y de bajo costo a los costosos sistemas de neuronavegación que aseguran la exactitud en la cirugía.


“Hay muchas aplicaciones potenciales en medicina para el proceso accesible y amigable al ambiente de Mcor,” dice Olszewski. “Veremos la impresión 3D en papel no sólo en cirugía, sino en la ingeniería de equipo médico e ingeniería biomédica. Realmente estamos al principio.”



Fuente: MCor Technologies










Additional information