Conducción autónoma en ciudades: Daimler y Bosch escogen la plataforma de inteligencia artificial de Nvidia

Conducción automatizada en las ciudades: Daimler y Bosch seleccionan la plataforma Nvidia AI

Los vehículos automáticos son como computadoras complejas sobre ruedas, al recibir como entrada datos desde un arreglo de sensores, necesitan más poder de cómputo si se lidia con el tráfico de la ciudad. Daimler y Bosch en su alianza de poner vehículos autónomos y altamente automatizados en las calles, han determinado el poder de cómputo que necesita para su sistema prospecto.


Ambas empresas han seleccionado y firmado un acuerdo con la empresa de inteligencia artificial NVIDIA como proveedor de la plataforma de inteligencia artificia que necesitan. Inteligencia artificial es una pieza importante en el diseño de vehículos de autonomía completa y su red de módulos individuales de electrónica (Electronic control units...ECUs)...

Bajo este contrato NVIDIA ofrecerá su plataforma Drive Pegasus con el poder de alto desempeño de procesadores de inteligencia artificial automotriz, así como de sistemas de software que procesaran los algoritmos de conducción de vehículos hechos por Bosch y Daimler, los cuales usan métodos de aprendizaje de máquinas (machine learning). Como resultado la red ECU enfrentaran una capacidad de cómputo  de trillones de operaciones por segundo, gracias al desempeño entregado por seis computadoras avanzadas sincronizadas. Bosch y Daimler también podrán aprovechar la experiencia de Nvidia para ayudar a desarrollar la plataforma.

Los datos de sensores procesados en fracciones de segundo

Se requiere una arquitectura de sistema a prueba de fallas para hacer que la conducción autónoma en la ciudad una realidad. El desempeño  en la rede ECUs no se queda abajo, conforme se navega en la ciudad una cantidad tremenda de datos y trabajo. La red maneja toda la información reunida y transmitida por un radar, video, lidars o sensores ultrasónicos, por ejemplo en solo un kilómetro un solo sensor de videos, como el video estéreo de Bosch, genera 100gb de datos.

La red ECU combina datos de todos los sensores de alrededor en un proceso llamado fusión de sensores. En fracciones de segundo, evalúa esta información y planifica la trayectoria del vehículo. Esto es tan rápido como la sensación de tacto necesita de 20 y 500 milisegundos para que el cerebro lo perciba. Bosch y Daimler han reunido muchos años de experiencia en el desarrollo de sistemas funcionales de seguridad. Para conseguir la máxima seguridades requiere un poder de cómputo de operaciones en paralelo. En el caso improbable de un mal funcionamiento, se puede acceder a los resultados en los cálculos paralelos en un instante.

La red ECU se integra a los sistemas de enfriamiento de celdas de enfriamiento

La alta capacidad de cómputo y la cantidad de operaciones a ejecutarse implica que la red de ECUs necesite refrigerarse. Bosch y Daimler desarrollaron un concepto basado en enfriamiento liquidó. En este desarrollo de sistemas en conjunto para conducción autónoma y automatice en ciudades. Estos coches tienen un sistema de enfriamiento a bordo, de manera que los ingenieros pueden aprovechar esta tecnología para integrar la red de ECUs a los cisquitos de enfriamiento de las celdas de bacteria.

El personal de Bosch y Daimler trabajan en conjunto


En abril de 2017, Bosch y Daimler comenzaron a trabajar juntos para el diseño de autos automatizados y sin conductor en las calles de la ciudad. Esta alianza está desarrollando un sistema de manejo para usar en vehículos que podrán maniobrar sin trabas por el tráfico. La tecnología se incrementará para la producción en masa a principios de la próxima década. Bosch y Daimler trabajan juntos en el área metropolitana de Stuttgart y en Silicon Valley. El personal de las dos compañías comparte ubicación y trabaja prácticamente en escritorios anexos. Esto les permite compartir información rápida y eficientemente entre disciplinas y tomar decisiones rápidamente.

Fuente: Daimler

Additional information